Es posible volver a empezar de nuevo: la orientación familiar

En nuestra labor diaria desde el Centro de Orientación Familiar, nos inspira la CERTEZA de que la familia es cuna, defensora y promotora de los valores fundamentales de la persona: vida, comunión y amor.

Desde el privilegiado observatorio que supone la labor de orientación familiar, desde la cercanía e intimidad de las familias, y también desde la parte más dolorosa de sus realidades, constatamos como la vida, comunión y amor en las familias son la base y el núcleo en torno al cual gira la verdad del hombre, del matrimonio y de la familia.

–      De este modo, cuando aparece en las familias atendidas la desorientación, se olvida que en la familia está la VIDA; mejor todavía, que ES vida. Pierden así sentido los primeros y prioritarios valores, como son:

  • La generosidad; la transmisión de la vida pasa a ser una carga que limita la propia libertad personal, perdiendo de vista que no se trata sólo de vida física, sino también de vida espiritual, de vida sobrenatural.
  • Se oscurecen también el esfuerzo y la constancia, tan necesarios para sacar adelante el día a día de la pareja, evitando la rutina y el desamor. Esfuerzo, para educar sin desfallecer; educación, que no sea incompatible con la exigencia amorosa. Esta actitud tenaz será en parte responsable de que cada miembro alcance la valía que deben llegar a tener, de la que es capaz.
  • También hay que volver a maravillarse ante el carácter sagrado de cada vida, única, valiosa hasta el infinito y eterna desde el mismo momento de la concepción. La grandeza y dignidad de cada persona, descubriendo en cada integrante de la familia un yo único e irrepetible

–      Cuando aparece  en las familias atenidas el desequilibrio, y se olvida que en la familia está la COMUNION y AMOR; aún  mejor todavía, que la familia ES comunión, se pierden aspectos tan importantes, que la labor de orientación familiar deberá reconstruir, como son:

  • La confianza, ofreciendo al otro, a los otros,  nuestra comprensión y aceptación incondicional,  para acoger en plenitud, sin fisuras, lo que son, y lo que somos en cada momento.
  • La esperanza, viendo en el otro, en los otros, lo que pueden llegar a dar y ser. Esta visión en clave de esperanza es uno de los fundamentos y motor de toda renovación y mejora personal, de pareja y familiar.
  • El perdón, que restaura las heridas, nos dignifica y nos impulsa a ser mejores, junto con el aliento que sólo en la familia alcanza su verdad, ya que  somos una comunidad de vida y amor,  que somos COMUNIÓN.  Perdonando cobra sentido la palabra COMUNIÓNdescarga

Todas estas pérdidas, estas oscuridades PUEDEN y DEBEN restaurarse. Y ahí está la  labor de la orientación familiar.

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *