Gracias, COF

Soy una persona que había perdido el “oriente”, el sentido de la vida, en ciertos aspectos ésta era un caos y vértigo y ya no me quedaban fuerzas para afrontar mi realidad.

Me hablaron del Centro de Orientación Familiar “Juan Pablo II” y allí conocí a Patricio que me acogió con gran respeto, sin intromisiones, ni prejuicios y me dio herramientas que me ayudaron a enfrentarme a las situaciones  diarias que debido a mi situación personal yo sólo no podía afrontar.

Después de varios meses fui encontrando la paz, la serenidad, la confianza y viendo la vida de otro modo más objetivo y así poder salir adelante.

Estoy inmensamente agradecido a su persona que con su gran profesionalidad y buen hacer me ayudó tanto y continúa haciéndolo.

Gracias Dios, gracias Patricio, gracias COF.

Esta entrada fue publicada en Libro de Agradecimientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *